Hagas lo que hagas, hazlo meditativamente y con totalidad –incluso el sexo. Es fácil concebir cómo estar enfadado a solas; pero también puedes crear una orgía solo, meditativamente. Y algo ti cambiará después de ello.

Cuando estés solo, cierra la puerta de tu habitación y adéntrate en el sexo como en el acto sexual. Deja que todo tu cuerpo se mueva; salta y grita; haz todo lo que te apetezca, con total libertad. Olvídate de todo: de la sociedad, de las inhibiciones, etc. Experimenta en el acto sexual tú solo, meditativamente, pero pon toda tu sexualidad en ello.

Puedes llevar el acto sexual a un clímax frenético estando solo, de un modo meditativo. Cierra la habitación, medita en ella, y permite que tu cuerpo se mueva sin ningún control. ¡Pierde todo el control!

Osho.

×