El Tantra y el Yoga son básicamente distintos. Te llevan a la misma meta, pero los caminos no son solamente distintos sino contrarios.

Al igual que el Tantra, el Yoga también depende de la acción, del método, de la técnica. La acción te conduce al Yoga, pero el proceso es diferente: en el Yoga tienes que luchar, es el camino del guerrero; en el camino del Tantra no hay que luchar sino, por el contrario, hay que ser indulgente, pero con consciencia.

“En el Yoga tienes que luchar, es el camino del guerrero; en el camino del Tantra no hay que luchar sino, por el contrario, hay que ser indulgente.” Yoga tienes que luchar, es el camino del guerrero; en el camino del Tantra no hay que luchar sino, por el cntrario,ay que ser indulgente.”

El Tantra dice que seas lo que seas, lo Supremo no se opone a ello. No hay oposición entre tú y la realidad; tú eres parte de ella. El oponerse a la naturaleza, no es necesario; debes aprovecharlo, utilizar lo que quiera que seas para ir más allá.

“A los ojos del Tantra, el Yoga es un profundo suicidio: debes aniquilar tu ser natural—tu cuerpo, tus instintos, tus deseos, todo.”

En el Yoga tienes que luchar contigo mismo para ir más allá.  Suprime, lucha disuelve lo que eres y podrás alcanzar aquello que puedes ser… Ir más allá en el Yoga significa morir: debes morir para que tu ser verdadero nazca. A los ojos del Tantra, el Yoga es un profundo suicidio: debes aniquilar tu ser natural –tu cuerpo, tus instintos, tus deseos, todo.

El Tantra es una profunda aceptación. No crees distancia entre tú y lo real, entre lo mundano y el nirvana. No tienes que morir para renacer, sino trascender, y para ello debes utilizar tu energía. Por ejemplo, la energía sexual está ahí; es la energía básica –a través de la cual has nacido, con la que has venido. El Yoga lucha contra esta energía; a través de la lucha, creas en ti un centro diferente y cuanto más luchas, más te integras en él. Entonces, el sexo deja de ser tu centro.

“Toda energía es neutral. Se puede utilizar; se hace correctamente se vuelve amistosa; si se usa equivocadamente se vuelve tu enemiga.”

El Tantra dice: utiliza la energía sexual, no luches contra ella. Es tu energía; no es maligna ni nociva. Toda energía es neutral. Se puede utilizar; si se hace correctamente se vuelve amistosa; si se usa equivocadamente se vuelve tu enemiga. Pero no es ni una cosa ni la otra; la energía es neutral.

Osho.

×